El aprendizaje es cosa de tres: docente, alumnado y espacio.

La configuración del espacio es para nosotros un tema tan central como la calidad del profesorado y creemos que gastar recursos económicos en su diseño es una inversión en el propio aprendizaje.

Hemos querido desterrar las paredes del aula y buscamos la flexibilidad y la cualificación de los diferentes espacios. Hay lugares de reunión como nuestra cocina, espacios para el asombro como nuestro teatro o rincones para relajarse, evadirse y también concentrarse.

Hemos abierto enormes ventanales para que la luz natural entre a raudales, hemos diseñado muebles flexibles con múltiples funciones que permiten la movilidad y, en definitiva, nos hemos esforzado en crear una cálida sensación de bienestar. 

Un entorno seguro, cálido y acogedor con cumplimiento normativo 100%.

Nuestras instalaciones están homologadas e inspeccionadas continuamente por la Xunta de Galicia, y de hecho somos uno de los pocos centros homologados en nuestra ciudad de este modo, debido a lo que supone la cantidad de normativa y burocracia que hay detrás de un proyecto así:

  • No somos un centro de ocio ni un centro recreativo, aunque también cumplimos las ordenanzas municipales de Vigo.
  • Cumplimos el decreto 354/2003 por el que se regulan las ludotecas en la Comunidad de Galicia.
  • Y, al igual que las escuelas infantiles somos un centro de atención a la infancia registrado en el RUEPSS de la Xunta de Galicia.